El Amor es Comprensión II

En oriente se considera la flor de loto como el símbolo de la compasión. El lodo, la suciedad y la oscuridad son el sustrato donde se alimenta la flor. Foto: Parque del Agua en Zaragoza.

Una vez ya fuera del hospital en pleno proceso de convalecencia/recuperación, continuo con la segunda parte de este precioso relato del Libro “Camino Viejo, Nubes Blancas” de Thich Nhat Hanh que tanto me da para reflexionar en momentos como éste.

Si te perdiste la primera parte del relato y quieres conocerla la puedes encontrar aquí.

La historia sigue así…

…/.. “Majestad, dijo el Buda, la gente de Kosala tiene sufrimientos y aspiraciones. Si comprendes sus sufrimientos y aspiraciones podrás amarlos de verdad. todos los oficiales de la corte tienen sufrimientos y aspiraciones. Comprende sus sufrimientos y aspiraciones y sabrás cómo aportarles felicidad Gracias a eso, te serán leales toda la vida. La reina, el príncipe y la princesa tienen sus propios sufrimientos y aspiraciones. Si comprendes sus sufrimientos y aspiraciones podrás proporcionarles felicidad. Cuando todo el mundo tiene felicidad, paz y alegría experimentas también felicidad, paz y alegría. Éste es el significado del amor, de acuerdo con el Camino del Despertar”

El rey Pasenadi estaba sinceramente conmovido. Ningún maestro espiritual sacerdote brahmán le había abierto el corazón de esa manera permitiéndole comprender las cosas tan profundamente. La presencia de este maestro, pensó para sí ,era de gran valor para su país. Quiso estudiar con Buda. Tras unos minutos de silencio, le miró y dijo: “Te doy las gracias por aclararme estas cuestiones. Pero hay algo que sigue preocupándome. Dijiste que el amor basado en el deseo y el apego crea sufrimiento y desesperación, mientras que el que se basa en la compasión trae paz y felicidad. Pero, aunque comprendo que el amor basado en la compasión no es egoísta o autocomplaciente, puede seguir acarreando dolor y sufrimiento. Amo a mi gente. Cuando padecen desastres naturales, por ejemplo, tifones o inundaciones, yo sufro también. Supongo que te ocurre lo mismo. Seguramente sufres cuando ves a alguien enfermo o muriéndose.”

“Tu pregunta está muy bien. Gracias a ella, podrás comprender de manera más profunda la naturaleza de la compasión. En primer lugar, debes saber que el sufrimiento causado por un amor basado en el deseo y el apego es mil veces mayor que el sufrimiento que se deriva de la compasión. Es preciso distinguir los dos tipos de sufrimiento. Uno, completamente inútil, lo único que hace es perturbar el espíritu y el cuerpo; el otro, sin embargo, alimenta la responsabilidad. El amor basado en la compasión proporciona la energía necesaria para responder al sufrimiento de los demás. El amor basado en el apego y el deseo genera ansiedad y mas sufrimiento. La compasión da fuerza para las acciones útiles. Gran Rey!, la compasión es más necesaria. El dolor que resulta de la compasión puede ser un dolor útil. Si no sientes el dolor ajeno, no eres realmente humano“.

” La compasión es fruto de la comprensión. Practicando el Camino de la Conciencia Despierta, se comprende la verdadera cara de la vida que es la transitoriedad. Todo es transitorio y sin un yo separado. Todo muere. Un día tu propio cuerpo morirá. Cuando uno percibe la naturaleza transitoria de todas las cosas, su visión se vuelve tranquila y serena. La presencia de la transitoriedad no perturba su corazón ni su mente. Y por eso, las sensaciones de dolor provenientes de la compasión, no tienen la naturaleza amarga y pesada de otro tipo de sufrimientos. Por el contrario, la compasión da más fuerza. Gran Rey! Hoy has oído algunos principios básicos del camino de la liberación. Otro día me gustaría compartir contigo más enseñanzas”.

Comentario:

En los cursos de Mindfulness se explica la diferencia entre compasión y bondad amorosa, dos técnicas de meditación diferentes que pueden prestarse a confusión. La principal diferencia entre la bondad amorosa y compasión es que la compasión solo surge cuando hay sufrimiento ya sea éste propio o ajeno. Si no hay sufrimiento, se emplea solo la bondad amorosa.

A parte de esto, en mi opinión uno de los puntos más interesantes de este texto es que explica la diferencia entre el amor basado en el apego y el deseo, y la compasión.

La compasión nace como un reconocimiento de las necesidades del que sufre y un deseo espontáneo y genuino de querer aliviar el sufrimiento independientemente de quien sufra. Es decir, la compasión es altruista y no discriminativa.

Por el contrario, la motivación del amor basado en el deseo y el apego está basada en el ego y las propias necesidades. Un ejemplo de ello, es que solemos querer aliviar el sufrimiento de nuestros seres queridos, mientras que las personas con las que no tenemos tanta relación o con quienes tenemos dificultades nos dejan indiferentes. Incluso en ocasiones el sufrimiento de las personas con las que tenemos un conflicto, puede llegar a alegrarnos, como en el caso del odio mantenido durante largo tiempo o el odio hacia grupos o el odio transmitido de generación en generación.

La misión de la compasión no es erradicar el sufrimiento, ni tampoco salvar, sino acompañar amorosamente al que sufre sin buscar nada a cambio.

Cuando la compasión va dirigida hacia uno mismo se denomina autocompasión y a diferencia del amor propio basado en el ego, la autocompasion no rechaza el sufrimiento sino que lo comprende y lo acepta.

Cuando en la vida nos llegan momentos como la enfermedad, la vejez o la muerte, ya sea propia o de un ser querido, las emociones como el rechazo, el miedo, la ira, el orgullo, la culpa o la tristeza, por poner solo algunos ejemplos, se adueñan de nosotros. Son momentos en los que es fácil caer en el victimismo, la dependencia, el aislamiento, la ira o la exigencia.

La atención plena nos permite ser conscientes de cuando estamos siendo arrastrados por los pensamientos y soltarlos. La compasión por su parte nos ayuda a comprender, aceptar y a aliviar el sufrimiento. Es por eso que en el budismo se dice que la atención y la compasión son las dos alas del pájaro que nos hace libres.

Para la reflexión: ¿Percibes la diferencia entre el amor basado en el apego y el deseo, y la compasión?. ¿Has experimentado la diferencia? . ¿En qué ocasión?. ¿Cómo viviste una y otra experiencia? . ¿Qué beneficios te reportó la compasión? ¿Sientes motivación por desarrollar tu capacidad de compasión hacia ti mismo? ¿Y hacia los demás? ¿Que medidas o técnicas adoptas para ello?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *