La importancia del grupo en la práctica de Mindfulness y Meditación

 

Grupos Regulares de Práctica de Mindfulness y Meditación

Grupos Regulares de Práctica de Mindfulness en Zaragoza.

LA IMPORTANCIA DEL GRUPO EN  LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS Y MEDITACIÓN

Escrito por Nieves Fuster Fernández

Tanto para los practicantes de Mindfulness y Meditación como para aquellas personas que quieren iniciarse algo que es fundamental es practicar en grupo.

La Sangha, en el entorno budista, es el grupo de meditación que te ayuda en el camino hacia la Iluminación.  El grupo de Mindfulness es la “sangha laica” y aunque en Mindfulness no se busca la iluminación, el grupo de Mindfulness sirve para testar las cualidades  intrapersonales e interpersonales que se van adquiriendo con la práctica de Mindfulness.

BENEFICIOS DE TENER UN GRUPO DE MINDFULNESS:

Crear e intensificar el hábito de la práctica. La primera razón por la que es importante tener un grupo de meditación es porque consolida e intensifica la práctica. Especialmente al principio cuando no se tiene todavía el hábito, el grupo es un acicate por el poder del comportamiento imitativo.

Conocimiento y aprendizaje. Los grupos de Mindfulness dirigidos por un profesor te permiten profundizar en la teoría y en la practica a través de la resolución de las dudas, aprender de las dificultades de los compañeros y también de sus avances.

Cohesión, seguridad y confianza. El grupo de Mindfulness es un espacio seguro que da orden y estabilidad a tu rutina en la semana y reporta un sentimiento de cohesión, seguridad y confianza.

Disciplina y compromiso. El grupo es un entrenamiento de compromiso y disciplina. El compromiso de participación en una actividad regular requiere un esfuerzo consciente de asistir siempre el mismo día  a la misma hora, lo que implica dejar muchas veces de hacer lo que te apetecería hacer (superar los aferramientos) y asistir en los momentos en los que no te apetecería hacerlo (superar la tendencia a la evasión y el escape). Esta disciplina es la base para crear y mantener el hábito de la práctica de Mindfulness.

Aceptación y autoestima. La cualidad diferenciadora de un grupo de Mindfulness es que al ser un espacio donde se entrena el No Juicio, cada uno puede expresarse desde la autenticidad de lo que experimenta, siente y piensa en cada momento sin temor a ser juzgado.

Sentido de la vida. Mindfulness aporta una visión novedosa que da sentido a la vida y que se retroalimenta con las experiencias compartidas en grupo.

Aprender a compartir desde la propia experiencia en el momento presente de manera no evaluativa. Aprender a compartir en un grupo de Mindfulness reeduca para hablar poniendo la atención en el presente. Esto es algo inédito para muchas de las personas que se inician en Mindfulness y supone toda una reprogramación neurolinguística.

Aprender a escuchar y aprender a escuchar sin juzgar.  Lo pongo dos veces, porque son dos cosas diferentes. Aprender a escuchar al otro es tener y demostrar un interés genuino en él,  en lo que dice, piensa y siente. ¿Cuántas veces nos descubrimos a nosotros mismos esperando a que deje de hablar el otro para empezar a hablar nosotros? .

Por otro lado, aprender a no juzgar, es una habilidad que se va adquiriendo con la práctica de Mindfulness. La meditación es un espejo a través del cual te vas conociendo y vas viendo como tus diferentes realidades están en continuo cambio.  Tus pensamientos, tus sentimientos e incluso tus dolores o molestias físicas van fluctuando todo el tiempo. Este sentido de la relatividad y del cambio continuo de todo amplía poco a poco las miras y te vuelve mas receptivo también a la escucha de la experiencia del otro. Se va produciendo una escucha cada vez mas “afectiva” de las experiencias y opiniones diferentes pudiendo acogerlas desde el respeto. Lo interesante de esta escucha “atenta”, es que no requiere estar de acuerdo con el otro, ni tan siquiera asentir, ya que el respeto y la afecto se comunican de “corazón a corazón”. Hacer un esfuerzo consciente por ejercitar esta “escucha afectiva” encierra un gran poder de transformación.

Aprender a dar y a recibir. El grupo te aporta y te da, si te abres y eres receptivo a eso que puede ofrecerte. De la misma manera tu puedes dar y ofrecer al grupo con tu presencia, tu constancia, tu compromiso, tu escucha y compartir con los demás tu propio proceso de aprendizaje. Es interesante la auto-observación consciente para ver si tenemos más tendencia a “dar” o a “recibir” y tratar de cultivar eso que te falta para ser completo.

Gestión de las emociones: las emociones se despiertan sobre todo en la relación con el otro, por eso el grupo es un lugar idóneo para la práctica de las habilidades de percepción, facilitación, comprensión, regulación y utilización de las emociones a través de un ejercicio continuo de atención a tus propios procesos (pensamientos y emociones) y así poder actuar mas hábilmente cuando surgen problemas.

Ecuanimidad. En el grupo puede ayudarte a relacionarse con los demás mas allá de las propias simpatías o antipatías naturales. Solemos clasificar a la gente en tres grupos: “amigos”,  “enemigos” y “indiferentes”. Con Mindfulness buscamos poder meter a todos en un mismo saco, sin hacer distinción entre unos y otros.  El grupo te da la oportunidad de experimentar que las personas y las relaciones están en continuo cambio. Todos hemos vivido experiencias con personas que han pasado de ser amigos a enemigos, de enemigos a indiferentes, y de indiferentes o enemigos a amigos. En el grupo de Mindfulness te humaniza y te enseña a ver a los demás iguales a ti mismo, seres en continuo cambio.

Empatía y compasión. Se trata de dos cualidades que pueden ir desarrollándose a través de la practica de Mindfulness y que el grupo permite ir poniéndolas en práctica. La empatía se produce a nivel cognitivo y es la capacidad de darnos cuenta y de reconocer los sentimientos del otro. La compasión, va un paso mas allá, es un sentimiento que surge al ser consciente del sufrimiento del otro o del tuyo propio, y que te impulsa a desear aliviarlo. Tanto la empatía y como la compasión son rasgos de inteligencia emocional que ayudan mantener el nivel de bienestar y de paz interior especialmente cuando las relaciones son difíciles.

Que duda cabe que se puede estar en grupo, adoptar un rol pasivo y no cultivar ninguna de estas cualidades. Pero la experiencia demuestra que las personas que mantienen la práctica y que además son conscientes del valor del grupo, tarde o temprano terminan desarrollando en mayor o menor grado algunas de estos rasgos que antes no tenían, poniendo de manifiesto el poder transformador del grupo de Mindfulness.

Para la reflexión:

  • Si no estás en un grupo de práctica de Mindfulness, ¿cúales de estas cualidades te gustaría desarrollar en tu vida?
  • Si ya estás en un grupo de práctica, ¿qué cualidades sientes que has ido desarrollado a lo largo de estos años gracias a la práctica en grupo?,  ¿qué cualidades te gustaría empezar a cultivar a las que no hayas prestado mucha atención hasta ahora?

 

* GRUPOS REGULARES DE PRÁCTICA DE MINDFULNESS EN ZARAGOZA. Consultar en la página web de la Asociación Mandarava.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *